Growth Hacking y su influencia en el marketing

Growth Hacking y su influencia en el marketing

El asombroso y repentino crecimiento de empresas como Twitter, Facebook, Instagram o Dropbox tiene su truco y razón de ser, y es que detrás de este increíble fenómeno está el nombre de “Growth Hacking”.

¿Qué es el growth hacking?

A falta de una definición específica del término, podría explicarse como la manera de hacer crecer de la manera más rápida posible la cantidad de clientes o usuarios, utilizando la menor cantidad de esfuerzos, dinero y tiempo que se pueda.

Muchas empresas de bajo presupuesto y personal se están dando a conocer bajo el uso del growth hacking y sus habilidades para llevar a la compañía a un alto nivel.

En el growth hacking se trata de de fusionar herramientas y estrategias para que el objetivo publicitario sean efectivas usando la menor cantidad de recursos, tanto humanos como económicos, asimismo incrementando la productividad.

Bajo el cual, se debe tener en cuenta y analizar lo que el cliente necesita o quiere, además de presentar un producto que sea atrayente y generar curiosidad entre los usuarios siendo el servicio atractivo para que éste se multiplique también.

Esto se traduce en que se debe pensar sólo en vender productos que los usuarios quieran y necesiten, logrando que ellos hagan el marketing por nuestra empresa al compartir el producto.

El trabajo del “Growth Hacker”.

El growth hacker tiene un trabajo muy importante y debe ser flexible a la hora de pensar en marketing para reinventarse, cambiar y hacer crecer a la marca.

La tarea principal del growth hacker se divide en tres elementos principales:

1.- Debe ser analítico, analizar el área donde el producto se lanzará y ser minucioso con todo hasta el más mínimo detalle. Analizar todas las cifras y estadísticas que arrojen sus estrategias, cada cifra tiene un porqué.

2.- Debe ser creativo, pensar en estrategias originales y atractivas, ser inteligente a la hora de reinventar el diseño de la empresa o de la marca. Ser atento para crear curiosidad en los clientes o usuarios posibles haciendo aumentar los ingresos de la manera más eficaz y rápida posible.

3.- Debe conocer su tarea, conocer el por qué de las cosas, entender cuál es su trabajo y conocer una mayor cantidad de técnicas que debe usar para realizar su tarea de la mejor manera posible.

Las metodologías empleadas por el growth hacker se distancian de las reglas tradicionales del marketing, las cuales se desarrollan a su vez en cinco fases sencillas que la figura del growth hacker usa para el éxito de las estrategias del growth hacking, que son: Ofrecer al consumidor lo que realmente necesita, suena repetitivo pero es el punto principal de todo, así como también entender que la funcionalidad del producto o el servicio forme parte del marketing para traer a nuevos usuarios.

Además, potenciar el uso del producto haciéndolo viral, buscar que los propios consumidores extiendan el uso y el conocimiento del servicio, también como proporcionar la máxima satisfacción a tus clientes fidelizándolos y optimizando los resultados obtenidos.

Y por último, buscar la mejoría continua, no estancarse, volver a experimentar, inventar y analizar la manera de ofrecer mayores y mejores soluciones a los clientes, teniendo la agilidad y la flexibilidad del growth hacker saliendo a relucir.

Recordando que el growth hacking intenta usar la menor cantidad de recursos posibles para obtener de manera rápida resultados positivos en cuanto a usuarios e ingresos, se trata más de un cambio de mentalidad interna de la empresa, cambiando la forma en cómo se vende y cómo se promueven los productos y servicios desligándose de la forma de marketing tradicional optimizando los productos a las necesidades de los clientes.