Territorios de marca

Cómo gestionar los territorios de marca

Las bases de las marcas se forman a través de un concepto fundamental, que es el de Territorios de Marca, bajo el cual se construye una marca dotándola de los valores y atributos que nos hacen referentes y destacables para las audiencias.

Los territorios de marca son aquellas situaciones o lugares en las que deseamos que las personas nos asocien, es decir, es un espacio competitivo donde nuestra marca tiene una serie de oportunidades, enfocadas en unas necesidades concretas del consumidor.

Es importante definir los territorios de marca, ya que nos permiten enfocar los valores y atributos que serán usados para la construcción de la marca, entendiendo que el territorio de marca asimismo nos define, conociendo en qué lugar queremos estar en el mercado, cómo deseamos competir y con qué queremos ser asociados.

El territorio de marca va más allá del posicionamiento, se trata de posicionarnos a través de los atributos con los clientes nos relacionan con la situación que deseamos que los consumidores nos asocien, lo que vendría siendo el territorio.

Seleccionar los territorios de marcas es una de las decisiones de estrategia más importantes en la gestión de marcas debido a que condicionarán el posicionamiento en el mercado.

Correcta gestión de los territorios de marca.

Uno de los primeros pasos es saber estructurar los contenidos de marca, a través de estas claves principales:

1-  Reforzar los contenidos que trabajan para reforzar el lema de la marca, siendo el mensaje en el cual se resume la propuesta para el posicionamiento dentro del mercado.

2- Comunicar específicamente los productos, a través de campañas que intenten resumir la propuesta del valor de los productos.

3- Ampliar las experiencias de los usuarios, a través de eventos y demás.

4- Enlazar a temas que forman una asociación directa sobre contextos que sean de interés a la marca, es decir,  se basa en asociación de contextos o sitios donde el beneficio propuesto de la marca tenga sentido.

La prioridad de las marcas está en crear grandes contenidos que hablen de ellas, de sus productos, de sus experiencias y después sobre los contextos donde tiene sentido para sus consumidores.

Teniendo esto claro, lo principal para gestionar correctamente los territorios de marca, es definir a los mismos.

Cómo definir los territorios de marca

Las marcas deben ser capaces de identificar todos los territorios que desean abarcar, ya que esto condicionará su propia arquitectura de marca. Es complicado que una misma marca tenga un mensaje apropiado y claro para dos territorios diferentes.

Para que un territorio de marca se entienda bien, se debe definir la marca sobre la que se trabaja, así como también el portafolio de productos, sumándose a los beneficios funcionales y emocionales a los que responden, y por último, encontrar relaciones de los beneficios que proporciona y situaciones hacia lugares concretos.

La elección del territorio nos marcará la futura definición de los valores y atributos de marca para hacerla relevante en ese espacio competitivo concreto.

Concluyendo, para que la gestión de los territorios de marca sea adecuada, es importante saber reforzar cada uno de los valores de la marca, así como también la definición del territorio de marca sobre el cual se trabajará, siendo esto la clave de la depende la credibilidad y el interés que emitamos como marca para el público teniendo una relación fuerte, creíble y coherente con los clientes.